Bolivia reclama deuda e intereses a Chile

23 de Marzo de 2010, 01:14

La Paz - Bolivia.- Todos los bolivianos nacimos con un sentimiento encontrado de afecto al vecino y bronca por la injusticia cometida en 1979; es que nacimos en un país enclaustrado y cuando leímos nos dimos cuenta que alguien tomo lo que era nuestro. Frente a este problema, la comunidad internacional va abriendo poco a poco los ojos tras el centenario reclamo boliviano de una salida al mar, cualidad que nos fue arrebatada por Chile, en un acto de injusticia inexplicable.


El 23 de marzo es el día dedicado al recuerdo de este ingrato episodio histórico en el que la fuerza superó al diálogo y la prepotencia destrozó al diálogo. Cualquiera que fuese el antecedente del episodio bélico, nada justifica que alguien tome lo que no le corresponde. Chile reclamaba entonces un alza injustificada de los impuestos a sus compañías y decidió tomar justicia por mano propia, ante el silencio de la comunidad mundial, en tiempos en que los problemas se solucionaban con ejércitos y tanques.


En breves palabras se puede decir que no hubo proporción entre causa y efecto, porque el que se sintió herido en sus derechos le arrebató al otro lo que no le corresponde. Así pasó a manos de Chile la región de Chuquicamata, la mina de cobre a tajo abierto más grande del mundo, así pasaron a Chile los puertos de Antofagasta, Tocopilla y Mejillones, dejando a Bolivia enclaustrada, sin posibilidad de sacar al mundo sus productos por el mar y sin el cobre que le dio a Chile más de la mitad de su actual riqueza.


Yo no sé qué historia aprenderán los jóvenes de hoy en Chile y cómo justifican sus gobernantes semejante agresión al país vecino. Menos mal que existen historiadores, organismos y entidades que siguen inculcando el respeto al otro y los valores que conlleva la justicia, que no es más que dar a cada cual lo que le corresponde y a Chile no le corresponde la posesión de Chuquicamata, Antofagasta, Calama y los otros territorios arrebatados que llegan a los 125.000 kilómetros cuadrados de superficie.


Chile le debe a Bolivia miles de millones de dólares por Chuquicamata y por el uso de los puertos bolivianos y suma a esta deuda el desvío del río Lauca en la década del 60 más el uso indebido y abusivo de las aguas del Silala. Chile pregona que los salares  de litio son parte de su continuidad geográfica y hasta coloca taquiraris cruceños en la identificación de sus programas de televisión como si fueran suyos.


Todo esto muestra un desquicio en la formación de sus nuevas generaciones, porque la razón suficiente debe ruborizar a cualquier joven del país vecino que entienda meridianamente el tema de justicia y respeto al otro. No tengo memoria de un pronunciamiento de la iglesia chilena sobre este tema, ni una postura formal de sus intelectuales, pero siempre se está a tiempo para reparar el daño y el error cometido.


Chile tiene una millonaria deuda con Bolivia y si debe pasar un siglo pagando lo que arrebató a la fuerza, deberá pasar otro siglo pagando los intereses  de las ganancias mal habidas.
Ernesto Murillo Estrada
Es comunicador social y filósofo

Radio en VIVO

CHAT - Uniendo a más bolivianos en todo el planeta

Chat

Radio FmBolivia en Twtter

Radio FmBolivia en Facebook

Menu

Google+

Publicidad

La hora en Bolivia

Revisa tu Hor髎copo...