Ingavi pasó al baúl de los recuerdos

09 de Marzo de 2010, 11:57

La Paz - Bolivia.- El múltiple campeón nacional, el equipo más laureado del básquet del país está a un paso de descender. Sucede como el juguete querido pero que ya no se usa o la prenda de vestir que perdió color y forma por el uso; hay que echarla al baúl.


Ingavi de La Paz, el equipo más laureado en la historia del basquetbol boliviano puso un pie en el descenso luego de perder por 82 a 37 frente a Don Bosco en la jornada canastera de la Asociación de Basquetbol de La Paz cumplida el lunes por la noche en el coliseo Julio Borelli.


A la hora del compromiso sólo estaban tres jugadores y el técnico del equipo, de manera que se apeló al concurso de dos jugadores juveniles que habían disputado un partido a primera hora. Luego llegó el sexto jugador a paso cansino y se cambió; después de un cuarto de hora ingresó al rectángulo para sobrellevar las penas de sus compañeros.


“Se acabó la pasión, y pensar que este es el más renombrado de nuestros equipos, digo mal, era”, comentó el dirigente deportivo  Tito Claros, mientras en las tribunas no se encontraban ni una docena de aficionados. Así está el deporte en La Paz, así está el básquet y casi nadie se da cuenta, porque como dice el filósofo Martín Heidegger “del ser y la nada, nada se predica”, que es como decir nada se puede hablar de la nada.


Los cinco jugadores de Ingavi, el equipo de la casaca alba, que antes lucieron los mejores basquetbolistas del medio estaban en el rectángulo cumpliendo una obligación moral. Al final nadie les da un centavo por defender esa casaca. Esperaron que la chicharra marcara el final del encuentro para terminar su calvario.
Por Ingavi pasaron jugadores de la talla de Rodolfo Aliaga, Enrique Rodríguez, Guido Meruvia, Gustavo de Rada, Enrique Pozo, René Verduguez y otros, hoy empresarios y exitosos profesionales. Ingavi se nutría de jugadores que salían del colegio La Salle, el eterno campeón de los torneos intercolegiales.


“Se acabó la mística que les transmitió Roberto Ayllón, hoy nadie siente esta camiseta. Hasta el entrenador René Verduguez, cansado de tantos desplantes y falta de compromiso se fue de la institución”, comentó Claros, refiriéndose al momento que vive Ingavi y hacía alusión al más célebre entrenador de basquetbol que tuvo el país y que enseñaba en las aulas del colegio La Salle.


Es probable que si sólo 100 empresarios que pasaron por las aulas del colegio La Salle o el club Ingavi aportaran con 5 dólares por mes, esta entidad volvería a ser la gran institución campeona, pero hoy el deporte es una actividad despreciable y parece que no vale la pena invertir en este mal negocio.
Ernesto Murillo Estrada
Es filósofo y comunicador social

Radio en VIVO

CHAT - Uniendo a más bolivianos en todo el planeta

Chat

Radio FmBolivia en Twtter

Radio FmBolivia en Facebook

Menu

Google+

Publicidad

La hora en Bolivia

Revisa tu Horóscopo...