Errar es humano

08 de Marzo de 2010, 09:22

La Paz - Bolivia.- Francia estará en el Mundial de Sudáfrica gracias a un gol con la mano de su goleador Thierry Henry en el partido que empató con Irlanda 1-1 y pese a los reclamos de los damnificados, el partido no se disputó de nuevo, como pidieron los irlandeses. Este domingo 7 de marzo en el estadio Hernando Siles, The Strongest ganó a Aurora 2-1 con un gol que no fue.


Tras la jugada se entabló una polémica: manda el hombre o la tecnología y se impuso el viejo axioma: la tecnología está al servicio del hombre, le ayuda, le apoya, pero no la sustituye, porque el momento que suceda aquello el fútbol perderá uno de sus principales ingredientes.


Ocurre que a los 24 minutos del segundo tiempo y cuando el partido en cuestión estaba empatado el mediocampista Alejandro Chumacero lanzó un certero remate que colgó al portero; el balón pego en la parte interna del travesaño y rebotó en la línea de gol. El juez asistente entendió que el balón entró en la portería y corrió al centro del campo de juego como manda el reglamento cuando hay un gol. El árbitro que se encontraba a unos 50 metros de la jugada vio a su juez asistente y marcó el gol.


Los afectados (los de Aurora), reaccionaron indignados y reclamaron al juez. Los asistentes del entrenador corrieron al encuentro de una de las cámaras donde comprobaron que el balón no había ingresado a la portería y entonces se dirigieron al árbitro para pedirle que observara el video y se diera cuenta de su error.


Pero el reglamento es claro, la tecnología no cuenta para estas ocasiones, por eso se prohibió que en los tableros electrónicos se pasen los goles en diferido. Además el árbitro tiene la última palabra y por principio de autoridad, además de apoyar a su juez asistente, anunció que su medida era irrevisable.


Si las medidas fueran revisables, a Maradona le anularían el gol que marcó con la mano a Inglaterra en el Mundial de 1986, la FIFA habría anulado el gol de Henry y, en consecuencia, el gol de The Strongest debería ser anulado y a Bolívar deberían darle un título que lo ganó Oriente luego de un error del mejor árbitro de Bolivia, que vio una falta inexistente por insinuación de su juez asistente.


Es que se impone el viejo axioma latino “errare humanum est”, errar es humano y, por lo tanto, ocurrió en este partido uno de los tantos errores que el hombre comete en su vida, y seguramente vendrán luego las disculpas y las aclaraciones.


La tarea de un árbitro es impartir justicia en un campo de juego en los 90 minutos de juego y, los contendientes deben aceptar sus fallos, que alguna vez favorecen a uno y en otras no. Si estas medidas fueran revisables sobrevendría la anarquía y el caos, porque se revisarían cientos de partidos y decisiones.
Por Ernesto Murillo

Radio en VIVO

CHAT - Uniendo a más bolivianos en todo el planeta

Chat

Radio FmBolivia en Twtter

Radio FmBolivia en Facebook

Menu

Google+

Publicidad

La hora en Bolivia

Revisa tu Hor髎copo...