Bol韛ar juega mal en campo de c閟ped o en sint閠ico

25 de Febrero de 2010, 12:50

La Paz - Bolivia.- Vapuleado por la prensa, sentenciado en esta nueva versión de la Copa Libertadores de América, desanimado, con un técnico ordenado pero poco conocedor del fútbol y sin jugadores de relieve, el Bolívar del presente es un fiel reflejo de una entidad que ha extraviado la brújula.


La noche del miércoles Bolívar cayó en Chiclayo por 2-0 ante el Juan Aurich y prácticamente quedó al margen de la Copa Libertadores de América, pese a que tiene cuatro partidos por delante en este certamen.


El tema del campo sintético pasó a segundo plano conforme pasaban los minutos, porque quedó evidenciado que los de Bolívar tienen complicaciones para el buen manejo del balón, abusan de los pases lateralizados y siembran dudas respecto al trabajo que realizan durante la semana.


Si la defensa de Bolívar se llevó en el primer tiempo el premio de los errores, el turno en el complemento fue de la ofensiva, ya que nunca encontró la fórmula para llegar con precisión a la valla defendida por el portero Diego Morales.


A sólo 11 minutos de iniciado el partido Ricardo Ciciliano abrió la cuenta con un remate de 25 metros que no pudo frenar Walter Flores que llegó tarde a cortar la jugada y el portero pareció estar mal parado, porque pese a que puso los guantes, el balón se fue a las mallas.


Con el zurdazo de Luis Carlos Tejada a los 36 minutos el Aurich selló el cotejo y esperó a Bolívar, que a los 39 minutos se encontró con un hombre más en el campo de juego tras la expulsión del peruano Pedro Ascoy.


Con un hombre más en el campo de juego, los de Bolívar no sabían qué hacer en el terreno, ni tenían la voz de mando de un técnico que podía haber parado mejor el equipo. Didí Torrico intentó proyectarse por el carril que tenía libre, pero sus compañeros prefirieron jugar por el sector donde marcaban más los locales.


Sin un jugador que marque las pausas y el orden en medio terreno y con delanteros que hablaban idiomas distintos, los celestes atacaron los primeros 25 minutos del segundo tiempo con decisión, pero sin visión ofensiva.


Con un equipo cansado, mal trabajado anímicamente y sin capacidad de reacción Bolívar esperó la finalización del cotejo con el ánimo de un equipo vencido. Para colmo de males el técnico regaló un cambio al permitir el ingreso André Martins, quien volvió a demostrar en público sus limitaciones.


Aurich estuvo a punto de marcar el tercer tanto en los minutos finales, en los que el público local tampoco exteriorizo su satisfacción, porque esperaban un resultado más elocuente frente a un rival frágil y que en este momento sólo vive del recuerdo de los buenos momentos.
Por Ernesto Murillo

Radio en VIVO

CHAT - Uniendo a más bolivianos en todo el planeta

Chat

Radio FmBolivia en Twtter

Radio FmBolivia en Facebook

Menu

Google+

Publicidad

La hora en Bolivia

Revisa tu Hor髎copo...