Geolocalizaci贸n de llamadas, una herramienta clave para resolver cr铆menes

02 de Abril de 2018, 06:40

Es una de las herramientas más difíciles de utilizar por su imprecisión, pero fue fundamental para resolver el caso de Carla y Jesús, y ahora lo es en la investigación de las explosiones en Oruro, afirmó el director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC), Johnny Aguilera.





“Nos ha dado buenos resultados debido a que cuando identificamos a los criminales o las víctimas, podemos rastrearlos mediante el IMEI (Identificador Internacional del Equipo Móvil que consta de un código de 15 dígitos) del teléfono celular o a través del chip”, señaló.


La geolocalización no permite establecer la ubicación específica del dispositivo, sino que da una pauta de su ubicación con un amplio margen de error que puede ser de hasta decenas de kilómetros.


Dijo que esa herramienta permite a los investigadores rastrillar a criminales, personas reportadas como desaparecidas o víctimas de secuestro, pero sólo en el área donde hay una antena radiobase de telefonía móvil que detecta la señal, ya sea del aparato electrónico o del chip.


“Nosotros solicitamos esos datos a las empresas de telefonía mediante un requerimiento del Ministerio Público y ellas nos dan esos informes escritos; el problema es que a veces demoran en entregarnos porque no hay una normativa que regule eso, y nosotros retrasamos nuestra labor”, expresó.


El informe revela datos de la fecha en que la persona activó el dispositivo móvil o el chip.
No obstante, la autoridad policial indicó que éste fue el mecanismo que se utilizó en la indagación del doble asesinato de Carla Bellot y Jesús Cañisaire, y que permitió identificar a los cinco presuntos autores del macabro hecho.


Explicó “que cuando Carla y Jesús fueron asesinados, los antisociales se quedaron con los aparatos electrónicos de ambos y eso permitió identificarlos en poco tiempo y resolver la investigación”.
 
ATENTADOS EN ORURO


“El caso más reciente y complejo que hemos tenido fueron las explosiones en Oruro el 10 y 13 de febrero, en las que 12 personas perdieron la vida y al menos 60 personas resultaron heridas”, sostuvo.
El agente del Departamento de Análisis Criminal e Inteligencia (DACI), especialista en informática, conocido como David, señaló que la geolocalización también fue de gran ayuda porque los investigadores lograron cotejar información de 700 horas de imágenes de las cámaras de seguridad, las cuales permitieron identificar al presunto autor del atentado. “Hemos detectado que 2.500 líneas de una empresa telefónica fueron activadas e hicieron llamadas el 10 de febrero. Asimismo, revisamos los números que hicieron una mayor cantidad de llamadas y comenzamos a comparar la información de los usuarios de las líneas de telefonía celular con la de las imágenes, para ver si coincidían con los datos de referencia que nuestro cuerpo de investigación recopiló de las imágenes”, detalló.


Es de ese modo que se pudo encontrar a Juan Carlos H., ya que ahora hay varios indicios que lo señalan como el principal autor.


“Tenemos otras herramientas para realizar las indagaciones, pero ésta es una de las más importantes porque nos da indicios. Donde no tenemos imágenes tan precisas del lugar del hecho, nos permite conectar datos y sacar conclusiones más sólidas de que esta persona sería el presunto autor del primer atentado”, precisó Aguilera.


El caso continúa abierto y se prevé que más personas sean convocadas a declarar, puesto que aún falta esclarecer la segunda explosión.




Radio en VIVO

CHAT - Uniendo a más bolivianos en todo el planeta

Chat

Radio FmBolivia en Twtter

Radio FmBolivia en Facebook

Menu

Google+

Publicidad

La hora en Bolivia

Revisa tu Hor髎copo...