Las almas llegan hoy y son recibidas con altares

01 de Noviembre de 2017, 07:33

Cada año, miles de personas se movilizan para celebrar Todos Santos, una creencia propia de los indígenas, para quienes las almas salen del wiñay marka (pueblo eterno) y vuelven a la tierra con el fin de reunirse con sus seres queridos vivos.

La costumbre señala que los ajayus (almas) llegan cada 1 de noviembre a las 12.00 y se van al día siguiente también a esa hora. Por este motivo y para recordar a quienes fallecieron, las familias preparan altares, que constan de tantawawas (niños de pan), bizcochuelos, pan en forma de escalera, cañas de azúcar, flores, agua, coca, cigarros, comidas y coronas.

Leonor Chambi, quien realizaba compras ayer en una de las calles cercanas al cementerio general, contó que desde que pereció su madre, cada año prepara la mesa con igual cariño para recibirla, al igual que a su esposo y dos de sus hijos que también murieron.

“Después de preparar la mesa pongo las fotos de mi mamá, de mi esposo y de mis dos hijos. Primero tengo que rezar y le agradezco a mi mamá porque me ha enseñado a trabajar vendiendo para vivir; a mi esposo para que me perdone porque no le he cuidado bien cuando se ha enfermado, y a mis hijos para que me perdonen porque no he podido darles una buena educación”, indicó.

Vuelven los ajayus
El viceministro de Descolonización, Félix Cárdenas, manifestó a Cambio que en esta fecha los altares en los que se reciben a los espíritus tienen un especial significado.   

“Venimos del wiñay pacha (tiempo/espacio eterno) y volveremos a ese wiñay pacha, por lo tanto, no existe la muerte sólo retornamos a nuestro origen porque el fallecimiento no es un viaje sin retorno. Una cosa es estar muerto y otra es morir, por eso somos una cultura que habita y conversa con sus muertos”, expresó Cárdenas.

El  director del Instituto de Antropología y Arqueología de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), José Teijeiro, explicó que los indígenas y sus descendientes aún mantienen la tradición de Todos Santos, que consiste en realizar todos los rituales para recibir a las almas y despacharlas.

Señaló que para la cultura aymara esta tradición es significativa porque se trata de los espíritus que son miembros de la comunidad, y en el caso de las ciudades como La Paz la costumbre “es muy fuerte.

Entre las prácticas que aún se mantienen en varias regiones se cree que los ajayus llegan y traen fecundidad y fertilidad para todo el año porque en noviembre también se inicia la temporada de la siembra en los campos agrícolas del altiplano.

Radio en VIVO

CHAT - Uniendo a más bolivianos en todo el planeta

Chat

Radio FmBolivia en Twtter

Radio FmBolivia en Facebook

Menu

Google+

Publicidad

La hora en Bolivia

Revisa tu Horóscopo...