“Opositores queman a los que se declaran chavistas”

29 de Julio de 2017, 07:17

Venezuela está a horas de elegir la Asamblea Nacional Constituyente. Para conocer detalles de este proceso y del escenario previo, caracterizado por la presión externa, principalmente de Estados Unidos y del secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, Cambio entrevistó a la embajadora de la República Bolivariana de Venezuela, Cris González Hernández.

Embajadora, ¿en su criterio cuál es el alcance de la amenaza del Gobierno de Estados Unidos contra el presidente Nicolás Maduro?
Hemos sufrido esta amenaza permanente no solo Venezuela, sino toda América Latina. En otros casos está la amenaza contra República Dominicana, Granada o Panamá, con saldos dolorosos. Ésa es la desestructuración de gobiernos independientes o de izquierda.
Bolívar ya lo dijo: Estados Unidos parece destinado, por la providencia, para plagar nuestra América de hambre y miseria, en nombre de la libertad.

¿Cuál es la idea de los EEUU cuando han considerado a esta parte su patio trasero? Tener la propiedad de los pozos petroleros y recursos estratégicos para consolidar su control y contar con el apoyo de gobiernos serviles y que las corporaciones no tengan trabas o límites para explotar todos los recursos estratégicos que posee la región.
La explotación ha sido perversa y desproporcional y la intervención de la CIA en Venezuela es clara, ni siquiera encubren sus acciones porque salen a declarar como lo hizo el director Mike Pompeo, quien dijo que estaban haciendo, hace tiempo, acciones para derrocar al presidente Nicolás Maduro y que tienen comisiones hacia México y Colombia con el objetivo de cumplir esta tarea para derrocar a nuestro gobierno. Lo hacen con un descaro total y sin respeto por la soberanía de los pueblos.

Además que, por haber cumplido mal su tarea, la derecha venezolana ha sido reemplazada por estas acciones desde los Estados Unidos, como el presidente Donald Trump, que amenazó con apretar las sanciones si iba la Constituyente. Ésa es una decisión soberana del pueblo venezolano, a pesar de la amenaza de un Estado tan poderoso.

¿Cómo describe ese proceso de desestabilización?
Estamos en la quinta etapa de lo que se llama el golpe suave. Se comienza con una guerra económica, luego una psicológica y comunicacional, una guerra financiera y en los últimos meses ha sido llevada a una guerra territorial, militar, organizada por grupos armados de manera estratégica, que atacan sistemáticamente sectores en la ciudad y pretenden crear el horror en la población, y en el último de los casos generar un enfrentamiento entre el pueblo chavista y estos grupos políticos violentos de la oposición.

Esperan ese momento porque han creado en el mundo la idea de que tenemos una crisis humanitaria para generar elementos en procura de una intervención. Por eso necesitan la conmoción social y que se afirme que hay una ingobernabilidad, por lo que se necesita la intervención de los Estados Unidos.

Pero la otra historia nadie la cuenta, porque mucha gente se conforma con leer titulares tendenciosos que apuntan hacia una realidad manipulada desde los grandes centros de poder y construyen una manipulación total de la realidad.

Sabemos de dónde sale el dinero para mantener a esta gente en la calle.

¿Qué ocurre con las víctimas de estos hechos violentos?
Han habido 23 personas incineradas en actos de violencia y de odio de una clase contra la otra. La realidad es que los opositores queman a los que parecen chavistas o declaran ser chavistas. Ahora, ¿quién parece ser chavista? La persona de piel más oscura o pobre peca de ser chavista, es una subjetividad perversa, ellos designan quién va a morir.

Esto nos recuerda a los días de la Segunda Guerra Mundial con los movimientos nazis o del Ku Klux Klan, que ha incinerado en su historia a tres mil personas.

Pero, ¿cómo sale al exterior todo esto? Una víctima más de Nicolás Maduro, pero sin contar la historia; el hecho es real, pero la historia como se cuenta es totalmente tergiversada.
Te encuentras con 113 casos de personas asesinadas en esta guarimba (un término popular que en la actualidad venezolana se utiliza para identificar una protesta organizada en zonas residenciales, con cierre de calles), que han decretado que necesitan un muerto por día y de esa manera lograr que caiga Nicolás Maduro y apriete las sanciones contra el pueblo venezolano.

Esperan que nos dejen sin comer, que no nos paguen la deuda por petróleo que consumen los norteamericanos.

¿Qué sucede con la convocatoria al diálogo efectuada por el presidente Nicolás Maduro?
El Presidente planteó la mesa de diálogo, que la oposición no acepta.

Ahora tienen 18 meses para construir una propuesta y ganar con el 80 por ciento, si se quiere convencer al pueblo. ¿Por qué no fueron a la Asamblea Constituyente si tenían la mejor propuesta? Porque en verdad no quieren democracia y menos mejoras para el pueblo venezolano, lo único que quieren es revertir lo que ha generado la revolución venezolana y borrar de un plumazo las conquistas sociales.

¿Cuál es la situación? Vivienda para los más pobres, educación, cultura, salud para las más grandes mayorías.
Pero la gente se dio cuenta sobre cuál es la propuesta de la derecha y no la sigue por la violencia de odio en las calles.

¿Cómo le va a Venezuela en su lucha diplomática?
Para cumplir su objetivo necesita mantenernos aislados y no lo ha logrado por nuestra fortaleza en el manejo de la diplomacia. Tenemos experiencia en eso.

No han podido con nosotros en la OEA (Organización de los Estados Americanos), tampoco en la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América - Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), que ha sido el puntal fundamental de freno y contención a las pretensiones norteamericanas a través de su mayordomo Luis Almagro, que quiere aplicar la Carta Democrática en contra de Venezuela y justificar la intervención. Uruguay en la última reunión (miércoles) le quitó su apoyo y se revirtió la tortilla.

En el Mercosur, Argentina usurpó la presidencia pro témpore con el apoyo de tres países coludidos (perjuicio a tercera persona).
Pero es el presidente Evo Morales, un presidente igualito a nosotros, un presidente pueblo que además es de los pocos presidentes, en América Latina, que entiende que lo que pasa en Venezuela es un conflicto de una injerencia externa descarada, que entiende que para lograr la paz en la región se tiene que lograr la paz en Venezuela, y el Mercosur no puede ser un instrumento ciego de destrucción de la tranquilidad y paz en la región.

¿Cuál es su criterio sobre el plebiscito efectuado la pasada semana?
Primero que no existió una convocatoria a plebiscito, porque hubo irregularidades como la de una persona que votó 15 veces, y la lista tiene una serie de irregularidades de violaciones a la normativa electoral.

Además, ¿cómo pueden justificar el mismo voto de siete millones de personas sin los controles respectivos, el voto de menores de edad, extranjeros?

Pero al culminar los resultados puedes pedir la revisión de las actas, pero no, porque inmediatamente cerrada la mesa se quemaron las actas. ¿Esto acaso no es una burla a la inteligencia del pueblo venezolano y de todo el mundo? Es un engaño vergonzoso. Nadie sabe cómo se comporta esta derecha.

Radio en VIVO

CHAT - Uniendo a más bolivianos en todo el planeta

Chat

Radio FmBolivia en Twtter

Radio FmBolivia en Facebook

Menu

Google+

Publicidad

La hora en Bolivia

Revisa tu Horóscopo...