Egipto en estado de emergencia tras ataques a iglesias cristianas

11 de Abril de 2017, 07:03

Egipto despidió ayer a las víctimas mortales de los atentados terroristas que golpearon el domingo las catedrales de las ciudades de Tanta y Alejandría, coincidiendo con la entrada en vigor del estado de emergencia, que se prolongará durante tres meses y habilita a las Fuerzas Armadas y la policía a adoptar las medidas necesarias para enfrentar al terrorismo y preservar la seguridad de la nación.

Las imágenes de duelo se repitieron en el monasterio de Marmina, en Alejandría, durante el funeral de siete de los cristianos coptos que perdieron la vida anteayer en esa ciudad, junto a otros diez fieles, cuando participaban en la celebración del Domingo de Ramos en la catedral de San Marcos.

Entre los muertos de este ataque, que al igual que el que sacudió la catedral de San Jorge de Tanta fue reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico (ISIS), hay 10 musulmanes: siete policías que vigilaban el templo y tres civiles que pasaban por el lugar. El doble atentado se produjo cuando faltan pocos días para la visita del papa Francisco al país musulmán, el 28 y 29 de abril.

En medio de lágrimas y con una ausencia total de responsables políticos, los familiares de las víctimas les dieron su último adiós. En Tanta, donde perdieron la vida 28 fieles, optaron por enterrar a sus muertos a la madrugada y en el interior del complejo de la catedral. Uno de los clérigos de la catedral de San Jorge, Musa Wasif, explicó que pidieron permiso al Gobierno para convertir la sala donde fueron sepultados en “un santuario dedicado a los mártires”.

Un día después de la tragedia, los comercios en Tanta, capital de la provincia de Al Garbiya, volvieron a abrir sus puertas, entre ellas los comercios cristianos que habían cerrado por el Domingo de Ramos, día festivo para los cristianos egipcios, que representan entre 10 y 12% de la población egipcia, de unos 90 millones de personas.

Asimismo, el resto de iglesias de Tanta recibió en la mañana a decenas de fieles cristianos para participar en la misa del Lunes Santo, en medio de una notable presencia de agentes de seguridad, aunque menos intensa que la observada el domingo, tras los ataques.

Los atentados de Tanta, a 120 km al norte de El Cairo, y de Alejandría, en la costa mediterráneas, causaron la muerte de 45 personas y heridas a más de 100, de las que una decena permanece hospitalizada en estado grave. El ISIS asumió la autoría y señaló que fueron perpetrados por dos suicidas con cinturones explosivos. En un comunicado, el grupo extremista amenazó a los cristianos egipcios y a los que denominó como musulmanes “apóstatas” y aseguró que “pagarán el precio de la factura con el derramamiento de la sangre de sus hijos”.

La minoría copta ha sido blanco de ataques sectarios y terroristas en los últimos años en Egipto. El mayor hasta ahora había sido el ataque terrorista contra la iglesia de San Pedro, situada dentro del complejo de la catedral de San Marcos en El Cairo, que dejó 28 muertos. Tras los dos atentados, el presidente Abdelfatah al Sisi ordenó al Ejército desplegarse y proteger las instalaciones vitales en todas las provincias.

Radio en VIVO

CHAT - Uniendo a más bolivianos en todo el planeta

Chat

Radio FmBolivia en Twtter

Radio FmBolivia en Facebook

Menu

Google+

Publicidad

La hora en Bolivia

Revisa tu Horóscopo...