Desalojo en la Este y protesta fuera de control: paran todos los micros

17 de Marzo de 2017, 07:04

Un grupo de choferes mantenía una toma en el parador de la línea Este en ruta 11 y 610. A la tarde, los desalojó la Policía - pablo busti

Acusando “falta de garantías” para la prestación del servicio, tras una serie de ataques contra micros de diferentes empresas, en el marco de una protesta de choferes de la línea Este y militantes de izquierda, el gremio que nuclea a los trabajadores del volante de la Región decretó un paro por tiempo indeterminado.

La medida, cuyo levantamiento se barajaba para la hora pico matinal de hoy -entre las 7 y las 8-, fue tomada por la Unión Tranviarios Automotor (UTA), después de una jornada turbulenta que se había iniciado, como las anteriores, con miles de platenses imposibilitados de abordar los internos de la Este y la 520, cuya terminal de ruta 11 y 610 se encontraba tomada.

Los trabajadores díscolos, alrededor de una docena, acusan a la firma Expreso de haber ordenado nueve despidos, no pagar los sueldos a quienes se encuentran de licencia por enfermedad o accidente de trabajo, e imponer “condiciones laborales que dejan mucho que desear”. Imputaciones que son rechazadas de plano por la empresa, que precisa que “hubo tres cesantías por motivos disciplinarios y no se renovaron cuatro contratos temporarios”.

DESALOJO Y ATAQUES

En horas de la tarde de ayer, el juez Guillermo Atencio hizo lugar a un pedido de desalojo de la cabecera bloqueada, que tuvo lugar sin incidentes con un robusto operativo policial de por medio del que participaron la Departamental, Caballería e Infantería. El abogado de los manifestantes recibió la notificación de rigor, y se retiraron.

Lo que ocurrió entonces fue un “déjà-vu” del 1 de noviembre pasado: la protesta se trasladó al microcentro, donde se montó un piquete en la esquina de 7 y 50 para interceptar a los micros de las líneas que circulan por el lugar; los pasajeros fueron obligados a bajar, las gomas desinfladas y las carrocerías y parabrisas de ocho internos intervenidos con pintura en aerosol o a pincel limpio.

A partir de las 19, se dio cita en el lugar un centenar y medio de militantes del PTS, Poder Popular, Partido Obrero, Movimiento Al Socialismo, El Bondi, Lista Gris/Fuentealba y Frente Popular Darío Santillán, entre otros. El grupo marchó por avenida 7 -al son de las trompetas interpretando “Para no olvidar” del grupo Los Rodríguez- y regresó al punto de partida para seguir con la misma tesitura. Algunas fuentes hablaron de una veintena de micros dañados.

Ante esta situación, y tal como había pasado cuatro meses atrás, la UTA -que nunca dio su aval a la protesta- decidió parar todas las líneas “por falta de garantías”.

Oscar Pedrosa, titular del gremio, señaló que “son los mismos actores, en los mismos lugares que en noviembre pasado, y con el mismo modus operandi violento que pone en riesgo a sus propios colegas y a los pasajeros. Solamente en esa empresa cuestionada hay 240 choferes, y los que les impiden trabajar y los agreden no son representativos”.

Anoche, después de una reunión convocada con carácter urgente en el palacio municipal, de la que participaron representantes de diferentes áreas de la Comuna, sindicales y policiales, se adelantó que “estaban dadas” las condiciones como para que todos los ramales del autotransporte volvieran a circular, de resultar necesario con los que quedaron en el ojo de la tormenta vigilados de cerca por las fuerzas de seguridad.

Voceros de la firma Expreso, que ayer denunciaron que se registró una veintena de ataques a unidades de líneas como la 214, la 273 y la Norte, la mayoría con “miguelitos”, el dispositivo casero de clavos entrelazados que siempre cae con alguna punta hacia arriba, advirtieron que “la recomposición del servicio será paulatina, porque es necesario volver a diagramar los turnos y asignar a los choferes”.

PESADILLA PARA LOS USUARIOS

En cada una de las paradas de micros de la Ciudad se repetía anoche el mismo cuadro: decenas de pasajeros varados, con rostros de desconcierto e incertidumbre ante un paro sorpresivo frente al cual no sabían cómo reaccionar. En medio de la incertidumbre, los pasajeros trataban de encontrar una solución de apuro al contratiempo: muchos usuarios, resignados, optaban por largarse a caminar hacia barrios distantes. Otros se agruparon de a tres o cuatro y encararon juntos un taxi o remis para compartir los gastos del viaje.

Anoche, en la redacción de EL DIA se recibió una gran cantidad de llamados de usuarios que expresaban su inquietud, ya que no sabían si hoy iban a contar con servicio de micros para ir a sus trabajos o llevar a los chicos a la escuela. Se especulaba que la medida se iba a levantar alrededor de las 7 de la mañana.

Radio en VIVO

CHAT - Uniendo a más bolivianos en todo el planeta

Chat

Radio FmBolivia en Twtter

Radio FmBolivia en Facebook

Menu

Google+

Publicidad

La hora en Bolivia

Revisa tu Horóscopo...