Mario Mercado engalan贸 con arte a La Paz

30 de Septiembre de 2016, 04:39

   Han pasado ya muchos años que don Mario Mercado Vaca Guzmán fue alcalde de La Paz y su obra como alcalde de La Paz no pasa de actualidad. A la ciudad la engalanó con notables obras de arte que se hallan particularmente en el céntrico paseo de El Prado, en tanto que su obra a favor de su querida ciudad, a pesar de que había nacido en Paraguay, cuando su padre era embajador en el país vecino, sigue siendo insuperada.

Pese a que el tiempo pasa y la memoria pública no siempre se halla atenta a recordar a sus grandes servidores públicos, no por ello puede dejar de señalarse que Mario Mercado fue uno de los grandes personajes de los últimos tiempos en el país. Su infausto deceso (21/1/1995) se produjo en el aeropuerto de Oruro, cuando se aprestaba viajar a Sucre.

Habrá que recordar que, en realidad, fue un hombre de empresa, en diversas áreas, pero en especial en la minería. En su tiempo, colocó al país en el primero o segundo gran productor de tungsteno en el mundo.

Por azares de la política, de la que Mercado no era militante, llegó a ser el Director General del Desarrollo Nacional, de manera que sus iniciativas y esfuerzos a favor de todos los departamentos del país han sido relevantes.

Con el propósito de emplear a un diario como otro instrumento activo de servicio a Bolivia, compró el diario Última Hora, cuando estaba por cerrar sus puertas por falencias económicas. Con el pensamiento de que ese diario era parte de las tradiciones de La Paz evitó su clausura y lo compró.

De esta manera, puso al servicio del país un diario independiente, designando como a sus directores a personalidades intelectuales, de manera que tengan la opción de volcar sus preocupaciones e iniciativas en sus páginas con absoluta libertad e independencia.

De esta forma, Mario Mercado, a su manera, libró muchas guerras por la paz en el país y, fundamentalmente, por su desarrollo y progreso. Esa era la única inquietud de su vida. A pesar de que podía decirse que era una persona con mucha fortuna, su sencillez estaba por encima de los privilegios y satisfacciones que podía darse.

Desde su oficina, situada en la Av. 20 de Octubre, hasta el vespertino Última Hora, que estaba ubicado en la avenida Camacho, iba a pie para saludar al personal, alentarlo a que sigan adelante. No daba órdenes, más bien lo que hacía era repartir afectos, bromas y sonrisas. Estaba una media hora en el periódico y prontamente volvía a su oficina principal. Además, esto lo hacia una vez a la semana y en otras ocasiones después de algún lapso. Pues la multiplicidad de sus quehaceres no siempre le permitía disponer de tiempo.

En cuanto a su obra en La Paz, fue amplia y diversa, pero vale la pena recordar un par de ellas. Como la ciudad está rodeada de cerros, que harta frecuencia se producían deslizamientos, que, en muchos casos, paralizaba el tránsito por las avenidas y calles donde se producían esos desastres.

Buscó asesoramiento externo y de esa manera contrató a una empresa española para que haga algo para impedir o por lo menos evitar que los deslizamientos causen perjuicios públicos. De esta manera, se dio una solución casi desconocida en el mundo. La instalación y tendido de gaviones en las laderas de los cerros que tenían problemas con más frecuencia. Los gaviones perduran, se los puede seguir viendo y, además, estar protegidos de aquellos siniestros. La solución fue aparentemente muy simple, pero resultó plenamente eficaz hasta estos días. Los gaviones consisten en mallas de alambre tejido que contienen el menor movimiento de tierra o piedras. Desde entonces, en La Paz no se producen esos derrumbes perniciosos.

Otra de las iniciativas estructurales que tuvo para proteger a la ciudad fue contratar a una empresa francesa para que estudie y proponga soluciones a la existencia de alrededor de 300 ríos y riachuelos que conspiran contra la estabilidad de la superficie urbana. Durante un año, la empresa trabajo arduamente, al término de sus estudios dejó un informe, con planos y proyectos incluidos, en 300 carpetas.

Lamentablemente, Mercado tuvo que dejar la conducción de la Alcaldía, por lo que no pudo siquiera dar inicio a las obras recomendadas por los franceses. Su sucesor no hizo nada y tiempo después se supo que todo el estudio desapareció de los archivos del municipio. Nadie se ocupó de investigar la sustracción o quizás la destrucción de tan valioso material.

En esta página se registran imágenes de las obras de arte que embellecen el Paseo del Prado y otros sitios de La Paz. (AZN)
El Diario.

Radio en VIVO

CHAT - Uniendo a más bolivianos en todo el planeta

Chat

Radio FmBolivia en Twtter

Radio FmBolivia en Facebook

Menu

Google+

Publicidad

La hora en Bolivia

Revisa tu Hor髎copo...