Estudio técnico definirá cultivos y áreas elegibles de producción

31 de Agosto de 2016, 04:20

Los profesionales agrónomos plantearon al Gobierno la urgencia de adoptar medidas preventivas para no sufrir una crisis en la producción de alimentos que se perfila en el país desde el próximo año, si no se adoptan decisiones rápidas para encarar el impacto del cambio climático.

MAPEO

Con tal objetivo, este sector profesional, junto con otras instituciones privadas, ha iniciado un mapeo de los cultivos en el país, en función del cambio climático, como las variaciones del régimen de lluvias y las áreas de potenciales cultivos hasta el año 2050.

“Un estudio de tal alcance, el primero que se realizaría con tal alcance e importancia para la población, permitirá evitar pérdidas de los agricultores y mejorar la posición del agro en torno a la seguridad alimentaria”, dijo el presidente del Colegio de Ingenieros Agrónomos de Bolivia, Marco Antonio Villarroel.

Anunció que la iniciativa cuenta con el respaldo técnico de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO) y la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO), del departamento de Santa Cruz.

CAMBIO CLIMÁTICO

“Tenemos que hacer algo, ahora, sin pérdida de tiempo”, planteó el gerente de la Asociación de Proveedores de Insumos Agropecuarios (APIA), Lorgio Arano.

Recordó que el departamento de Santa Cruz genera el 70% de la producción de alimentos en el país, lo que debe llamar la atención a las autoridades para asumir conciencia sobre la importancia que tiene ahora el sector agropecuario para la población nacional.

“Estamos trabajando para ver a dónde se fueron las lluvias, por qué bajaron sustancialmente las precipitaciones pluviales en el territorio nacional y en cuánto subirá la temperatura. Asimismo, qué cultivos y en qué regiones vamos a emprender”, expresó Villarroel.

CULTIVOS

El directivo de los agrónomos, adelantó que la información que será obtenida servirá no solo para identificar problemas, sino fundamentalmente contribuirá a conocer, con precisión, qué tipo de cultivos serán resistentes al cambio climático y qué zonas geográficas del territorio podrán ser consideradas las más aptas para incrementar la producción de alimentos.

“Ya comenzamos a preguntarnos, si vamos a tener alimentos o vamos a carecer de ellos, donde no habrá agua, y que áreas servirán para sembrar o no”, declaró el directivo.

PROLONGADA SEQUÍA

Villarroel dio cuenta de la extrema situación que aqueja al departamento de Santa Cruz, que hasta ahora soportó 80 días continuos de sequía. Por tanto, sólo sembramos el 30% de la soya, el 70% se halla en situación de espera, por una simple razón, no existen condiciones climáticas para sembrar, informó Villarroel. Sin embargo, dijo que en los últimos días hubo precipitaciones. Los productores se encuentran listos para la siembra de la campaña de invierno que se ha demorado por el régimen variable de lluvias.

Hace una década, era común sembrar la soya del 15 de junio al 15 de julio, pero ahora, por efecto del cambio climático, se atrasó para el 10 y el 15 de agosto. “Estamos demorados y vamos a cosechar tarde, lo que traerá problemas no únicamente de producción, sino también económicos y de empleo”, anticipó el profesional.

PLAGAS

Otro tema que despertó atención en el entrevistado Arano, fue el hecho de que las enfermedades biológicas que atacan normalmente a los cultivos, por ejemplo al arroz, trigo, caña de azúcar o soya, comenzaron adaptarse al cambio climático.

Mencionó, en este sentido, lo que pasó con los cultivos de arroz y caña en la cosecha 2015. Sucede que las bacterias que incuba el arroz que comenzaron a brotar, de un día para el otro, a pesar que las condiciones climáticas no eran aptas con lo que sucedió en esto. Es más, la nueva enfermedad fue, definitivamente, “más aniquilante” que su antecesora para el cultivo, comentó, de su parte Villarroel.

En consecuencia, a raíz de los cambios climáticos, “las plagas cambian biológicamente sus hábitos alimenticios”, subrayó y ahora atacan las raíces de las plantas.

“GALLINITA CIEGA”

La caña de azúcar, por lo general, es víctima de una plaga que se llama “gallinita ciega”, indicó Villarroel, y –agregó- “este año sucedió algo extraño. Como la enfermedad no tuvo condiciones climáticas para desarrollarse por falta de lluvias, optó por adaptarse a las nuevas condiciones; y para sobrevivir comenzó a comer la raíz de la planta al punto que diezmó, en poco más de unos meses, extensos sembradíos”, reveló el directivo.

ALIANZA INSTITUCIONAL

Para alcanzar los objetivos trazados con el estudio, el Centro de Investigación Agrícola y Tropical (CIAT) junto a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO), Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO) y APIA, además de otras entidades privadas y públicas, conformaron una comisión técnica para encaminar el proceso que según el presidente del Colegio de Ingenieros Agrónomos, Marco Antonio Villarroel , “abarcará el territorio nacional”.

Con este fin, adelantó que comenzaron a trabajar con las oficinas que tienen desplegadas en varios departamentos para relevar información que no será fácil de obtenerla.

De inicio, dijo que las acciones que desplegarán centenares de profesionales no serán renumeradas. “Lo haremos a título gratuito pero en respuesta a una preocupación que está creciendo por las secuelas que podría generar en los próximos años si no tomamos medidas preventivas ahora”, dijo al referirse a la soberanía alimentaria del país.

Radio en VIVO

CHAT - Uniendo a más bolivianos en todo el planeta

Chat

Radio FmBolivia en Twtter

Radio FmBolivia en Facebook

Menu

Google+

Publicidad

La hora en Bolivia

Revisa tu Horóscopo...