30 a駉s de c醨cel para descuartizador

30 de Junio de 2016, 06:24

   Clemente Condori fue condenado ayer a 30 años de presidio sin derecho a indulto, por el delito de asesinato en primer grado de David Boris Zambrana Gutiérrez, cuyo cuerpo fue descuartizado.

Celedonia Gutiérrez, madre de la víctima, a tiempo de reconocer que se hizo justicia, declaró que la sentencia no aliviaba el dolor de la pérdida de su hijo mayor.

“Se impone la pena de 30 años de privación de libertad a cumplirse en el penal de San Pedro de La Paz sin derecho a indulto, imponiéndosele el pago de daños u costas”, fue la determinación leída por la juez V de Sentencia, Lucia Fuentes, luego de verificar que durante el juicio, la defensa de Choque, no logró demostrar que el crimen cometido en abril de 2015, no fue ejecutado bajo influencia alcohólica o en un estado de locura.

Marco Guía, abogado de la familia de la víctima, señaló que las investigaciones probaron que Choque conocía a Zambrana y que los exámenes psicológicos determinaron que el sentenciado es una persona de alta peligrosidad, motivo por el cual se apelaría el aspecto relacionado al recinto penitenciario, para que cumpla condena en el centro de alta seguridad de Chonchocoro.

Según la teoría del caso, Choque indujo a su víctima al consumo de bebidas alcohólicas y ,bajo algún argumento, logró que fuera a su vivienda, en la zona de Alto las Delicias, donde aprovechando la confianza, procedió a victimarlo.

De acuerdo a las lesiones y cortes hechos en el desmembramiento, se asegura que Choque actuó con un alto grado de odio hacia Zambrana, desconociendo cuáles fueron los motivos.

Choque, luego de cometer el crimen, colocó varios miembros del cuerpo de su víctima en un maletín y con este, se dirigió a la zona Garita de Lima para continuar bebiendo en compañía de parroquianos del lugar en vía pública, donde por casualidad, policías que hacían el patrullaje cotidiano notaron una actitud extraña en Choque y procedieron a la requisa del maletín, donde se hizo el terrible hallazgo.

Choque, enmanillado y siempre con la cabeza gacha, escuchó la sentencia sin hacer ningún comentario. A su salida de tribunales, con los ojos enrojecidos, la Policía evito que este tenga contacto con la madre de Zambrana, quien con el retrato de su hijo en brazos, lo vio pasar.

“Nunca voy a estar conforme, porque él va estar ahí detenido, pero mi hijo ya está en el cielo”, aseguró la madre.
El Diario.

Radio en VIVO

CHAT - Uniendo a más bolivianos en todo el planeta

Chat

Radio FmBolivia en Twtter

Radio FmBolivia en Facebook

Menu

Google+

Publicidad

La hora en Bolivia

Revisa tu Hor髎copo...