Francisco y la redenci髇 de los mitayos

07 de Julio de 2015, 03:55

    La Paz, 7 jun (ABI).- El papa Francisco visitará el miércoles, apenas desembarcar en La Paz, el Palacio Quemado, testigo de la azarosa vida política boliviana los siglos XIX y XX.

    Proveniente de Quito, primera parada de su gira sudamericana, Francisco se encontrará en el Palacio Quemado con el presidente indígena Evo Morales.

   El Palacio Quemado debe ser la casa de gobierno que más turbulencia política ha soportado en la región y la que ha sido testigo de lampos de crueldad inimaginable

   La visita del Pontífice a esa infraestructura, que próximamente será reemplazada por la "Casa Grande del Pueblo" será la segunda en casi 3 décadas.

    En 1988 Juan Pablo II conferenció en esa misma casona con el ex presidente boliviano Víctor Paz Estensoro, con quien intercambió ideas sobre la situación que entonces pasaba el país, que no era de las mejores, pues vivía una crisis económica que se tradujo en despidos de trabajadores, principalmente mineros, y por ende protestas de los sectores sociales.

    Conocido también como Palacio Quemado, a raíz de lo ocurrido en 1875 cuando en el gobierno del presidente Tomás Frías, durante una conspiración política se lanzaron sábanas con fuego al techo, lo que provocó un gran incendio, será engalanado de la mejor manera para recibir al Vicario de Cristo.

    Según la historia de Bolivia, el primer conflicto que presenció esa construcción ocurrió en los días del cerco a La Paz comandado por Túpac Katari en 1781. Entonces el inmueble no sólo fue el espacio donde se decidía, sino también se instaló un hospital improvisado por el brote de disentería y el crecimiento de heridos que colapsaron el hospital San Juan de Dios.

    Frente a la casona, cita Aguilar Agramount, a lo largo de esos días, hubo una horca presta a ser utilizada: en ella se sacrificaron 250 indígenas sospechosos de ser parte del levantamiento.

    "Testigo de asonadas, tumultos, ahorcamientos de reos condenados por la justicia o por la ira del populacho, incluso masacres de inocentes", según el historiador Mariano Baptista.

    El palacio Quemado también sirvió, a finales del siglo XVIII, de cárcel pública, loquero, sastrería, centro de comercio y convento de monjas de claustro.

    El actual edificio, que a diario alberga al primer Presidente indígena de Latinoamérica, quien comienza su labor, comúnmente desde las de la madrugada, fue escenario de revueltas y asesinatos de jefes de Estado, como el ocurrido en 1872, cuando el presidente Agustín Morales murió a manos de su sobrino y edecán, Federico La Faye.

    En la ocasión, el hombre, un celópata, dicen, disparó 7 tiros sobre el Mandatario impulsado por los malos tratos de Morales hacia el personal de Palacio, lo que colmó la paciencia de La Faye. Sin embargo, al parecer el motivo de fondo era también de índole pasional, ya que habría habido un triángulo amoroso con Juana Asturizaga, pareja del edecán.

   En sus escalinatas también cayó muerto de un fogonazo el ex presidente Isidoro Belzu, en los "60 del siglo anteúltimo, cuando el tristemente célebre Mariano Melgarejo, el "crápula de Tarata", se hizo otra vez del poder por la fuerza.

    No obstante, el hecho que es más recordado, es la muerte del presidente Gualberto Villarroel a manos de una turbamulta que buscaba su derrocamiento, en la que también participaron militares.

    Al interior de Palacio de Gobierno, el Mandatario falleció a causa de múltiples disparos, pero lo más impactante fue cuando los coludidos sacaron su cuerpo para colgarlo de uno de los faroles de la Plaza Murillo, centro del poder político del país.

    El Palacio Quemado fue reconstruido a fines del siglo XIX sobre los cimientos del edificio del Cabildo, que los mitayos de Tihuanacu terminaron de levantar en 1562, con pedrones traídos desde las ruinas de la ciudadela inmemorial sede de la cultura más longeva de América situada a 70 km de La Paz.

   Durante su edificación por más de una década con dineros, 12.000 pesos, cedidos por el Virreynato de Lima, muchos indios del Repartimiento Chucuito, "traídos a La Paz", a las rastras, perecieron en medio de las sacrificadas labores.

    Según la agenda de Francisco, el primer papa sudamericano y segundo que visita Bolivia, la cita privada con Morales está pactada para el 8 de julio a las 18h00, tras el recibimiento del gabinete de ministros.

    Sin ir muy lejos el escenario de la cita de Francisco y Morales, fue también el del golpe de Estado del militar Luis García Mesa, cuando fue tomada por paramilitares armados que llegaron en ambulancias y llevaron a la presidenta Lidia Gueiler a la casa presidencial en calidad de detenida.

    Desde el salón se oían los gritos y sandeces proferidos por los asesores del derrocamiento.

    Entre esos hechos luctuosos que dejaron víctimas fatales también se puede inscribir lo ocurrido en 2003 durante el segundo gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada, cuando se registró un enfrentamiento entre policías y militares y meses después la denominada "Guerra del Gas", que obligó a huir al Mandatario, responsable de una masacre en El Alto y La Paz.

    La visita de Francisco a Bolivia durará 3 días y se circunscribirá a El Alto, La Paz y Santa Cruz.

    En la sede de Gobierno permanecerá sólo seis horas, mientras que en la capital oriental transcurrirá el resto de su visita oficial.
Ma/cc                       ABI


    Por Marisol Alvarado

Radio en VIVO

CHAT - Uniendo a más bolivianos en todo el planeta

Chat

Radio FmBolivia en Twtter

Radio FmBolivia en Facebook

Menu

Google+

Publicidad

La hora en Bolivia

Revisa tu Hor髎copo...