“Sexualidad: Una grave amenaza se cierne sobre sus hijos menores”

30 de Enero de 2014, 11:32

Gary Antonio Rodríguez Álvarez (*)

¿Estaría Ud. de acuerdo, como padre o madre, que su niño o niña de 12 años o menos, tenga el derecho a decidir tener relaciones sexuales? ¿Se ha puesto a pensar que si ello ocurre, no habría límites para los pedófilos? ¿Estaría Ud. de acuerdo que en las escuelas y colegios se enseñe a sus hijos que la práctica del sexo a temprana edad es algo normal? ¿Estaría Ud. de acuerdo que el Estado, en vez de ser protector moral y jurídico de sus hijos menores de edad, bajo el pretexto de evitar embarazos no deseados y el contagio de enfermedades venéreas- promueva el sexo sin discriminación de edad y provea a niñas, niños y adolescentes, de insumos para tal efecto, como condones, píldora del “día siguiente”, etc.? Si Ud. no está de acuerdo con alguna de estas preguntas, lea este artículo e ¡involúcrese!

Conocedor de la genuina preocupación de la mayor parte de los padres de familia en relación a sus hijos menores, he querido hacer eco de las observaciones que la Coordinadora de la Familia (CODEFAM) a través de sus representantes en Santa Cruz -Dra. María Fátima Oliva Roca, el Dr. Paúl Arana Cuéllar y el Dr. Arturo Arroyo Roa- manifiestan sobre el Proyecto de Ley No. 321/2013-2014 – “Ley del Código de la Niña Niño y Adolescente”, cuyo tratamiento se dará en la legislatura 2014.

Un pedido clamoroso de CODEFAM es el de excluir la asesoría, acceso a insumos y derecho a la salud sexual y reproductiva de los niños, niñas y adolescentes a cargo del Estado, así como la exclusión de la enseñanza de la sexualidad a través del sistema educativo del Estado (Arts. 21-I-II y 112 Inc. I del indicado Proyecto de Ley), porque dicha normativa apuntaría a que las niñas, niños y adolescentes, de acuerdo a su desarrollo físico y psicológico, tengan derecho a recibir información y educación para la sexualidad y para la salud sexual y reproductiva, dentro del sistema educativo bajo la influencia de la “ideología de género” con graves consecuencias, como las interrogantes del primer párrafo, solo a glosa de ejemplo.

El rechazo a tal posibilidad se da porque entienden que los padres y tutores de los adolescentes son quienes tienen el primer derecho y la responsabilidad, de brindar buena información, una adecuada orientación y una sana educación sobre salud sexual y afectividad a sus hijos, hijas o adolescentes que tienen bajo su cuidado. ¡Cuán grave sería que menores de edad, a cuenta de sus “derechos basados en la libertad sexual” estén a expensas de terceros, no sujetas a la decisión de sus padres.

Otra preocupación tiene que ver con la pretensión de introducir una educación sexual basada en la “ideología de género”, ajena a los bolivianos, una transculturización desde países donde se han relativizado los valores y perdido las buenas costumbres, distorsionando el sano y natural origen y división antropológica del ser humano -varón y mujer- que vulnera los principios de la ciencia biológica y los principios cristianos basados en los principios y doctrina de fe de la mayor parte de los bolivianos. De consumarse, se vulneraría la libertad de religión de los padres y de los hijos, atentando los derechos de los padres como primeros y naturales educadores.
La educación sexual debe responder a valores familiares y no a cuestiones ideológicas, y la sexualidad responsable debería ser para los adultos, nunca para niñas, niños y adolescentes, vulnerables al asecho externo que desgracie sus vidas.

Es de esperar que el nuevo Presidente del Senado, Eugenio Rojas, obre con sabiduría para atender esta importante preocupación, caso contrario sumará un nuevo yerro en su carrera política, dado el triste recuerdo del abuso público, premeditado y alevoso perpetrado hace pocos años contra unos pobres perritos, a los que enardecidos indígenas quitaron la vida.

Es de esperar también una decisión inteligente –aunque sea en función de las elecciones nacionales que se avecinan- puesto que ningún boliviano que ame  y quiera lo mejor para sus hijos, votará por quienes atenten contra la integridad moral de sus niñas, niños y adolescentes. El no  excluir los mencionados Arts. 21-I-II- y 112 Inc. I, del citado Proyecto de Ley, podría ocasionar el voto castigo para los que aspiran a ser parlamentarios pero tienen actitudes anti-familia y anti-niños.

Es de esperar, finalmente, que los legisladores tengan en cuenta que -así como todos deberemos dar cuenta a Dios de absolutamente todos nuestros actos un día- así también los legisladores en relación a sus actos, con todas las consecuencias que puedan derivar mañana para sus propios hijos: niñas, niños y adolescentes.


(*) El autor es Anciano del Centro Cristiano Evangélico “Casa de Oración”

Santa Cruz, enero de 2014

Radio en VIVO

CHAT - Uniendo a más bolivianos en todo el planeta

Chat

Radio FmBolivia en Twtter

Radio FmBolivia en Facebook

Menu

Google+

Publicidad

La hora en Bolivia

Revisa tu Horóscopo...