A pesar de planta de Río Grande, Bolivia padece ‘crisis energética’

22 de Julio de 2013, 06:57

Diputado chaqueño cree que la inauguración de la obra es un “engaño”, mientras recuerda que gobernadores de La Paz y Cochabamba pidieron reactivar las tareas de exploración en hidrocarburos.


La escasez de gas licuado de petróleo (GLP) en distintas ciudades del país demuestra que la planta Río Grande manejada por la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) e inaugurada por el presidente Evo Morales el 10 de mayo pasado en Santa Cruz, es “un engaño nacional”, según el diputado chaqueño Willman Cardozo, porque no solucionó el abastecimiento interno, menos para la prometida exportación.



Datos oficiales de YPFB indican que desde mayo se importó gas licuado de petróleo (GLP) comprando de Repsol – Perú 2.500 toneladas métricas y se adjudicó a la argentina YPF 2.000 toneladas de butano, con el fin de atender la demanda interna, agudizada en invierno y verano.


Cardozo recordó que cuando se inauguró Río Grande, se prometió que desde diciembre de 2012 hasta junio pasado, se iban a exportar 5.000 toneladas de GLP a Paraguay y desde ahí, Bolivia sería autosuficiente, lo cual resultó falso, porque ahora YPFB continúa importando el energético para el mercado interno.


En su descargo, el gerente nacional de Comercialización de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Mauricio Marañón, atribuyó el problema a las empresas de distribución porque hasta junio se incrementaron los volúmenes de GLP a 42.000 garrafas/día, en contraste a la decisión de su presidente de YPFB, Carlos Villegas, de licitar la compra de más gas del exterior.


El diputado expresó su preocupación por el estado de la planta Río Grande que solamente procesaría entre 6 a 7 millones de metros cúbicos/día (Mmcd) y el resto cerca de 20 millones que se vende a Brasil, continuaría saliendo en estado natural.


Lamentó que YPFB no le diga con claridad al país cuál será el impacto de las política hidrocarburífera para la industrialización, cómo está el funcionamiento de la Planta Separadora de Gas Río Grande y, sobre todo, cuánto finalmente son las reservas de gas que tiene el país para encarar estos proyectos.


Dijo que según los contratos vigentes con Brasil, con las plantas de Río Grande y Gran Chaco, lo único que podrá separar YPFB es GLP. “Lo desafío a cualquier técnico de YPFB a que nos diga si para llegar a la petroquímica se necesita procesar 30 Mmcd, que no se dará en el caso de Río Grande”, comentó.


La planta Río Grande inaugurada en Santa Cruz en medio de un ambiente festivo por el anuncio de autosuficiencia, recibió una inversión de 158 millones de dólares con crédito del Banco Central de Bolivia, por lo cual Cardozo demandó claridad por el poco funcionamiento de esta planta que demostró que la nacionalización de los hidrocarburos es un discurso político que se acabó.


DESABASTECIMIENTO


En esa línea se recordó que el pasado miércoles los gobernadores de La Paz, César Cocarico y de Cochabamba, Edmundo Novillo, pidieron a la estatal petrolera condiciones para que la empresa privada pueda invertir en tareas de exploración para descubrir nuevos campos hidrocarburíferos en ambos departamentos.


“Nosotros como gobiernos departamentales no tenemos la capacidad para promover este tipo de políticas, la empresa encargada de generar políticas para exploración es YPFB. (Por eso) queremos pedirle a YPFB que genere las condiciones más aceptables para que las empresas privadas vengan a explorar a Bolivia, que ellos sean los que creen las mejores condiciones para hacer más atractivas las condiciones de trabajo y que vengan a invertir”, dijo Cocarico en la conferencia de prensa conjunta.


Ambas autoridades consideraron que es importante activar las 15 áreas de exploración porque hasta la fecha sólo el proyecto Lliquimuni a cargo de Petroandina SAM está en funcionamiento.


Para el diputado de Convergencia Nacional (CN), Andrés Ortega, el Gobierno no asume la crisis de energía en hidrocarburos porque niega el modelo capitalista y cree ficticio considerar al país como el “el eje energético latinoamericano”, que se ha convertido en un “vórtice de inseguridad” que todos los países evitan.


En Santa Cruz se reportó desde la anterior semana y durante el fin de semana el desabastecimiento de GLP e incluso usura en algunos comercios que cobraron hasta Bs 27 por el contenido de cada garrafa. En la ciudad de El Alto la dirigencia de la Federación de Juntas Vecinales (Fejuve) decidió reunirse con los representantes de YPFB, pues en los distritos alejados de esta urbe la población emitió sus quejas por la falta de camiones repartidores.


“La segunda comisión está conformada por mi persona y tienen la finalidad de poder controlar y mejorar la distribución del carburante desde la planta de Senkata a las zonas periurbanas de los 14 distritos municipales, donde en la actualidad se presentan una serie de dificultades para poder ser abastecidos de GLP”, explicó el dirigente Javier Ajno.
El Diario


Radio en VIVO

CHAT - Uniendo a más bolivianos en todo el planeta

Chat

Radio FmBolivia en Twtter

Radio FmBolivia en Facebook

Menu

Google+

Publicidad

La hora en Bolivia

Revisa tu Horóscopo...