Las relaciones diplomáticas entre Bolivia y Brasil, y las noticias com poco Valor

15 de Junio de 2013, 06:07

Jorge Gonzalez
“Fruto de la unión entre los mayores grupos de comunicación del país, las Organizaciones Globo y la Folha de São Paulo, Valor Econômico es el meyor periódico de economía, finanzas y negocios de Brasil. Hace 12 años en el mercado, Valor conquistó la credibilidad y confianza de los principales ejecutivos y formadores de opinión del país, convirtiéndose en referencia entre un grupo de lectores altamente cualificado”.

Así esta descrita, en su primer párrafo, la historia de Valor Econômico (que también tiene versión online), el medio de comunicación brasileño que más viene ocupándose de las relaciones diplomáticas entre Bolivia y Brasil, dando cobertura permanente a los asuntos que de cierta forma colocaron a prueba el buen relacionamiento de los dos países, como el caso del senador Roger Pinto y la prisión de los 12 hinchas corintianos presos (quedaron ahora 5) después de un incidente ampliamente conocido.

La última perla de este medio de comunicación, que, como no podía dejar de ser, sigue la misma línea oposicionista de la folha de São Paulo y la Red Globo a los gobiernos del PT (Partido de los Trabajadores), se refiere al cambio del embajador de Brasil en Bolivia, Marcel Biato (que se irá a Suecia con el mismo cargo), cambio éste que Valôr atribuye a presiones del gobierno boliviano.

Todo bien que un medio de comunicación sea oposicionista a un gobierno (desde que lo deje claro en su línea editorial) pues significa ejercer su legítimo derecho democrático, pero lo que llama la atención es que ese medio afirme (sin citar la fuente, lo que también es su derecho) que el ministro boliviano, Juan Ramón Quintana, de la Presidencia, haya presionado al canciller brasileño, Antonio Patriota, para el cambio de embajador. Me recuso a imaginar que, si el dato fuere verdadero, la diplomacia brasileña haya llegado tan bajo.

Tanto en el caso del senador asilado, cuando en el de los hinchas del Corinthians, Valor Econômico hace gala de una superficialidad del tamaño del Maracanã, superficialidad esta que se asemeja más a un acto político que a una noticia bien tratada.

Si Valor Econômico posee tantas fuentes en Bolivia y Brasil como para hacer afirmaciones que parece están destinadas a perjudicar las relaciones entre ambos países (¿tendrá la misma intención de la oposición política boliviana?), pregunto: ¿Por qué no investiga los reales motivos por los que la presidenta Dilma Rousseff concedió el asilo político al senador boliviano?

Recuerdo aquí a los que ya se olvidaron, que hasta ahora la revista Veja (otra oposicionista declarada al gobierno brasileño) no dio seguimiento a la materia publicada hace algunos meses, en la que envolvía al gobierno boliviano con el narcotráfico.

En ese sentido, creo que, en el nombre del buen periodismo, Valor Econômico y Veja están en deuda con sus lectores.

Radio en VIVO

CHAT - Uniendo a más bolivianos en todo el planeta

Chat

Radio FmBolivia en Twtter

Radio FmBolivia en Facebook

Menu

Google+

Publicidad

La hora en Bolivia

Revisa tu Horóscopo...