Jorge Villanueva: 縌ui閚es deber韆n ser homenajeados en Bolivia?

30 de Abril de 2013, 07:13

En estos últimos tiempos han sido conferidos (como volantes) toda clase de homenajes, algunos con justicia y la mayoría no tanto. En lo que hemos visto exageraciones y hasta censurable figuración y adulonerío es en las distinciones a famosos futbolistas extranjeros que si bien son figuras y “estrellas” descollantes en sus países de origen y Europa, por el nuestro no realizaron ningún acto beneficioso o digno de encomio.



¿QUIÉNES?


Planteado así el tema y ateniéndonos a una lógica y elemental justicia, los homenajeados y condecorados en Bolivia deberían ser los siguientes compatriotas:


-Los campesinos del Norte de Potosí que junto a sus esposas llegan a La Paz, se ubican en las frígidas veredas y estirando las manos piden algunas monedas para su subsistencia, mientras sus criaturas lloran en el piso y otros bailan y cantan al ritmo de guitarras de “Alasita” para atraer la atención pública. ¿No es cierto que esto es desgarrador en un país que dice poseer mucho dinero y “no tenerle miedo” ni a los EEUU de América?


-Los ciudadanos paceños que diariamente tienen que soportar bloqueos callejeros, huelgas, gasificaciones y hasta declaraciones públicas con sofismas o justificaciones imprudentes de muchos políticos demagogos.


-Los indígenas del TIPNIS que fueron reprimidos violentamente cuando realizaban su marcha creyendo (inocentemente) en los mentados derechos humanos.


-Los sencillos agentes de tránsito vehicular que realizan su trabajo (de pie) soportando lluvia, sol, granizadas e insultos de más de un transportista que cambia sus letreros de destino a su gusto y cobra tarifas ídem.


-Los empleados públicos y privados que para llegar a sus oficinas tienen que hacer mil malabarismos para conseguir transporte (en medio de “embotellamientos”) y no llegar tarde a sus fuentes de trabajo.


-Los médicos que estudian casi diez años en Bolivia y otros países para ser tratados “con la punta del zapato” por los Gobiernos de turno.


-Las admiradas enfermeras de hospitales públicos que realizan un trabajo increíblemente vocacional cuidando enfermos, heridos, ancianos y transportando cadáveres en horas de la noche.


-Inocentes niños obligados a mendigar en las calles y entregar esas monedas a sus mayores.


-Maestros de escuela destinados a poblaciones alejadísimas (sin los servicios elementales), donde duermen y se alimentan como pueden para recibir sueldos bajísimos que para cobrarlos tienen que realizar largos viajes (a pie inclusive) a su costo.


-Más de un buen (no falso) artista del canto, la música, el dibujo, la pintura, etc. que prestigia al país sin percibir sueldo estatal.


-El profesional estudioso, honrado y capaz que no puede conseguir un empleo digno del Estado porque no tiene “muñeca política” o... no fue dirigente sindical.


-Camarógrafos de TV, reporteros y fotógrafos que soportan declaraciones increíblemente absurdas en medio de insultos y amenazas.


-Barrenderos (as) que en horas de la madrugada levantan la basura y otros desperdicios de plazas y calles poniendo en riesgo su salud.


-El sencillo campesino agricultor que lleva sus productos a las ciudades y no se dedica a la politiquería.


-El fortísimo albañil que con su trabajo construye obras públicas y eleva edificaciones.


-Madres solteras, divorciadas o viudas que con honradez y esfuerzo mantienen y educan a sus hijos.


“AL CÉSAR…”


Aconsejamos a los pródigos otorgantes de vanos favores honoríficos ¡leer! (o releer) la Biblia, la parte en que el de Belén dijo: “…al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”.


A ver si así culmina la “chauchita” de distinciones y condecoraciones.
El Diario


Radio en VIVO

CHAT - Uniendo a más bolivianos en todo el planeta

Chat

Radio FmBolivia en Twtter

Radio FmBolivia en Facebook

Menu

Google+

Publicidad

La hora en Bolivia

Revisa tu Hor髎copo...